Conclusión de la campaña electoral: La Falange por la abstención.

Madrid, 5 de junio de 2009.

 

 

 En la noche electoral, y más en una cita como esta, todos los políticos profesionales ganan, descorchan buenos vinos y saludan desde el balcón a sus palmeros. Celebraciones que pagamos todos los españoles pues se alimentan con nuestros impuestos, con las retenciones de nuestros salarios (aquellos que aún los conserven) y cada circo electoral es para las rameras del pesebre un nuevo pastel a repartir.
 

  Si bien esto es así por principio en cada cita electoral, la situación es si cabe más insultante para nuestro pueblo en esta ocasión. La crisis y la situación social alarmantes y la falta de reacción de un país al que le han robado el alma ya no requieren explicación ni ejemplos.


  Por si fuera poco, hemos asistido a una campaña electoral que ha sido espeluznante, triste y un insulto a nuestra inteligencia. Los partidos que manejan el sistema la han planteado sin el mínimo rubor y desde antes de que empezara como una suerte de elecciones primarias en las que se jugaban a los dados cargos, consejerías y enchufes en una elecciones generales que ya se celebrarán…


  Así, los españoles nos hemos visto privados de información de vital importancia. No tenemos ni idea de cómo van a representarnos los tipos a los que pagamos el sueldo en las instituciones europeas, de las cuales salen directivas y leyes de gran alcance que nos afectan en nuestra vida cotidiana y en asuntos muy trascendentes.


  No podemos dejar de saludar con respeto a todas aquellas fuerzas social patriotas que en esta democracia mermada y falsa, han superado las trabas impuestas por el sistema a todos los que nos negamos al bipartidismo con la bisagra separatista que convierte España en una rifa constante. Tenemos claro que el trabajo de todas estas fuerzas en una sola voz, en una dinámica de colaboración por la que siempre ha apostado La Falange (FE) desde la autonomía y el respeto entre organizaciones y estrategias habría sido más positiva para todos.


  Así pues, en las actuales circunstancias de España, observando el desarrollo de la campaña y por la falta de una candidatura unitaria que defienda principios de base, desde La Falange (FE) no podemos hacer otra cosa que un nuevo llamamiento a la abstención total al pueblo español porque entendemos que es la mejor forma de protesta y deslegitimación de un sistema injusto y corrupto.
 

  Desde la libertad de conciencia , entendemos que las urnas vacías o un porcentaje de abstención escandaloso que de veras ponga en duda el sistema serían la única victoria posible para nuestra España y para toda Europa.

 

* * *
 

 

S.N. de Comunicación - La Falange: comunicacion@falange-espanola.com

 

LA FALANGE (FE)